Monthly Archives: February 2010

La responsabilidad de SEM

Y digo SEM como SEO + PPC, SEO o PPC, es decir, aquellos profesionales que se dedican a generar tráfico por buscadores.

La responsabilidad que tienen es tremenda y los clientes no dudan en pasar esa presión a estos profesionales, porque no olvidemos que si no hay tráfico, no hay ventas y sin ventas…

Si nos paramos a pensar el trabajo del SEM es “complicao” por no decir ningún taco, nuestro trabajo no termina entregando un proyecto, nuestro trabajo termina cuando no cumplimos objetivos; a no ser que tengas un proyecto cerrado de gestión de ppc, o posicionar x palabras. Pero si tienes un proyecto de obtención de tráfico que acabe comprando, te tienes que ir “haciendo” cada proyecto propio.

Es complicado y un marrón, divertido pero un marrón.

Duros a 4 pesetas

Normalmente con algunos de mis clientes suelo trabajar a resultados, es decir, o bien por tráfico enviado o por venta, si se vende se cobra, si no, no.

Lógicamente cuando te presentas con una propuesta de trabajo por resultados a un cliente, tienes mucho ganado y aparece en la mirada del interlocutor:

– Vaya chollo, un comercial gratis, y yo sin asumir riesgos.

Pero realmente lo que sucede y creo que es lo más lógico, es que si tras un esfuerzo inicial se vende, se apreita más, si no se vende, señores, se pasa página y se trabaja para otros clientes que puedan salir rentables.

Así, “dicho del tirón” puede sonar bastante mal y agresivo, pero es la realidad. Yo asumo un riesgo, pero mi riesgo no es trabajar para según que empresas a coste por venta, mi riesgo es haberme puesto por mi cuenta, si se explota un anunciante/cliente/producto el cual no se puede vender según las expectativas, no sucede otra cosa que ir a por otro producto.

Porqué tomé esta decisión?

Llega un momento, como imagino que habrá sucedido a muchos de vosotros que tienes que explicar en qué consiste nuestro trabajo, explicar porqué son unas tarifas y no otras, explicar que aunque es algo novedoso, no vas a timar a nadie,… lógicamente y más en tiempos de crisis, la descofianza reina.

Tras negociar tarifas, explicar y re-explicar, tomé la decisión de trabajar para productos interesantes a resultados, es una forma de trabajar que funciona, pero no olvideis de remarcar que si no se vende lo esperado, en el momento en que el precio hora es inferior a lo que cada uno se marca, a otra cosa.

Y esta ultima afirmación, tan clara y contundente se entiende en las primeras reuniones cuando todo son hipótesis, cuando llega el momento de la verdad y decides rescindir es cuando aparecen los problemas, lógicamente con unos poco clientes.

Posiblemente este sea uno de los posts más “agresivos” que haya escrito, pero uno de los motivos de estar dos meses en silencio, va relacionado con esta realidad.

Como dice un familiar: “Para perder dinero me quedo en el Bar“.

Las redes sociales y los horarios de comida

He leido no recuerdo donde, que muchos twitteros (en este caso) ensuciaban la twittersfera, cuando comentan que van a comer, o hacer cosas sin importancia.

Yo soy de los que no me importa saber cuándo van a comer, qué van a comer y porqué, si es por sobrepeso, o porque simplemente le apetece “comer verde”.

Con ello quiero decir, que cuando seguimos a alguien en twitter, facebook, tuenti, o la red que sea, no solamente seguimos al especialista, al empresario, al profesional, si no que también seguimos a la persona. Es precisamente esta “personificación” de lo virtual lo que hace que las redes sociales sea algo más que un lugar donde la gente se sigue.

Esta personificación es donde parece que las empresas van un poco “cojas”. Debemos entender como empresa, que las personas pueden seguir a marcas o empresas, pero si realmente se quiere entrar a un nivel donde los usuarios de las redes sociales, recuerden a las marcas, sus productos y demás, es personificándolas, ya sea con trabajadores, directores de marketing, etc…

A modo de ejemplo, si seguimos el twitter de vueling, o de un diario encontramos, vuelos baratos a…, noticia economica, bla bla bla, es completamente unidereccional; precisamente las redes sociales es de todo menos unidireccional, si quieres entrar en las redes sociales, conversemos.

Rey muerto, rey puesto

Parece que tenemos una manía exagerada en “cargarnos” profesiones, sectores,…, el SEO de la mano de Javi Casares, también deciamos hace unos tres años que el RSS se iba a cargar al email marketing, y desde hace algún tiempo nos queremos cargar el banner.

A partir de la segunda oleada de la mano de IAB y The Cocketail Analysis del estudio de eficacia de formatos, dice que el banner no chuta, en pocas palabras, vamos.

En mi opinión estos informes me hacen dudar, no pongo en duda ni uno de los dados que arroja, pero creo que no se pueden coger sus datos tal cuales, debería existir una reflexión posterior.

Como por ejemplo, se comenta que los Interstitials tienen mejor recuerdo que los banners, pero debemos tener en cuenta que los interstitials suelen ir acompañados en la mayoría de casos con uno dos banners de refuerzo.

Así mismo si vemos que las cortinillias, interstitials y cualquier añadido de publicidad “agresiva”, que es lo que es, funcionan mejor que un banner, porque no movemos nuestras inversiones a hacer una campaña agresiva de popups?

Yo soy de los que piensan que a los banners les hace falta una “vuelta de rosca”, pero de ahí a que están muertos nos pasamos.

Hay que ver que daño ha hecho la “ceguera del banner” de Jackob Nielsen

Aqui estamos otra vez

Tras casi dos meses sin escribir ná de ná, cuando ha llegado este momento de volver a escribir me encontrado con una situación la cual me va a servir para hacer un post 😛

Qué hago?

– Pido disculpas por pasarme tanto tiempo sin escribir?
– Publico posts como si aquí no hubiese ocurrido nada?
– Hago un post introductorio?

Como podeis ver he elegido la tercera opción.

La primera la he descartado, ya que saliendo mi ramalazo de hijo único, el blog es mío y escribo cuando quiero.

La segunda me parecia un poco frío.

Bueno, vamos a volver a trabajar para intentar recobrar el ritmo de posteo que teniamos unos meses atrás, o al menos no parar en seco, tal y como ha sucedido.